Si fallezco, ¿qué sucede con mi hipoteca?

seguro_hipteca_aegon

 

 

 

 

 

 

 

 

¿No te lo has preguntado? Seguramente, sí. La hipoteca es una de las mayores deudas que uno tiene que afrontar en su vida y esa deuda no desaparece… ni con la muerte.

A continuación te contamos los distintos supuestos y las situaciones más comunes que se dan cuando fallece el poseedor de una hipoteca.

 

¿Qué pasa con mi hipoteca si fallece el titular?

 

Si tu hipoteca está a tu nombre

Si eres el único titular de la deuda, ésta no pasará directamente a tus familiares (a menos que sean copropietarios del inmueble, claro). Lo que sí sucede es que tus herederos recibirán el inmueble con su hipoteca correspondiente.

 

Si está a nombre de dos o más personas

Si la hipoteca de la casa está a tu nombre y al de tu cónyuge por ejemplo, si falleces, la deuda caerá sobre tu pareja. Es decir, cuando dos personas están al frente de una hipoteca, al banco no le importa la relación que hay entre ambos ni quién era la persona encargada de hacer los pagos. Ambos son responsables de la deuda y, si falta uno, el otro ha de hacerse cargo de la hipoteca.

 

Juicio hipotecario

Si el familiar que recibe el peso de la hipoteca tras el fallecimiento no tuviera recursos para afrontar la deuda, lo mejor es refinanciarla. Si este supuesto no es posible y el préstamo está garantizado por la propiedad en sí, el prestamista (el banco, normalmente) puede ejecutar la hipoteca y vender la propiedad para recupera ese dinero.

 

Seguro de vida hipoteca

Algunos particulares contratan un seguro de vida hipoteca para proteger a sus familiares en caso de su muerte. Es una manera de evitar a tus seres queridos la losa de cargar con unos gastos que quizá no puedan afrontar. Algunas compañías ofrecen coberturas no sólo en caso de fallecimiento sino también en caso de invalidez o enfermedad grave, consulta a tu especialista en seguros.

 

Sobre los bienes del deudor

Los bienes del deudor se pueden usar para pagar la deuda o también, se puede vender el inmueble para poder pagar la hipoteca. Si hay alguna cantidad sobrante una vez cancelada la deuda, ésta corresponde a los herederos.

 

Para garantizar la tranquilidad de los tuyos si quieres que sigan haciendo uso de la propiedad cuando tú faltes, lo mejor es contratar un seguro de vida hipoteca o un seguro de vida que dote a tus seres queridos de los recursos necesarios para hacer frente a la hipoteca y al resto de facturas y gastos del día a día.

 

Piénsalo bien antes de tomar alguna decisión que deje desprotegidos a los que más quieres.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *