Seguros de Coche en Internet: nada es muy distinto

un claro estudio de seguros de coche en internetLo general es que desde casi todas las perspectivas se asuma el comportamiento comercial de los usuarios de Internet como distinto. Se piensa que constituyen una raza aparte, con hábitos y necesidades diferentes. Entenderlos, entonces, es vital en vistas de ampliar el mercado de una u otra oferta.

Cierta o no, esta lógica no es aplicable a todas las situaciones y para ejemplificarlo basta con fijarnos en el último estudio de Arpem acerca de la venta de seguros de coche por Internet (Direct Seguros, por ejempo). En él se concluyen un par de cosas interesantes.

El estudio

Se utilizó un universo de estudio de 53 mil 967 usuarios de la Red que mostrasen interés en temas de seguros. El trabajo se efectuó entre el 1 de mayo y el 13 de julio, los siete días de la semana, las 24 hrs.

La primera de las novedades descubiertas fue que, en contra de lo que se pudiese creer, el horario en que más se solicita información acerca de seguros de coche es entre las 19 y 22 hrs. Esto significa que la mayoría de los clientes cuenta con una conexión en casa, que averigua lo que necesita después del trabajo y que no son distintos a los que acostumbran cercarse físicamente a las oficinas de una compañía de seguro.

Otro descubrimiento tiene que ver con los porcentajes según sexo. Tradicionalmente las personas titulares de seguros de automóviles han sido varones, dato que lejos de cuestionarse, se confirma en el estudio comentado. Del total del universo analizado, el 72,4% corresponde a hombres y sólo el 27,6% a mujeres.

Finalmente, el rango etáreo mayoritario de los usuarios consumidores de seguros, resultó ser el mismo que el tradicional: entre 25 y 39 años. Esto nos dice que el público objetivo, que ya coincide con los que más usan la Red para este propósito, se irá ampliando a medida que envejezcan.

Lo único que ha cambiado es la manera de acceder a la información y el servicio. Siguen siendo las mismas personas, con las mismas necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *