Seguros de animales: norma poco conocida

En términos generales, las personas piensan en contratar una compañía de seguros si se trata de proteger su hogar, coche o el futuro de sus familiares; la protección del patrimonio y de la seguridad de las personas queridas son imperativos que determinan la opción de gasto de innumerables individuos. Este abanico, sin embargo, es sorpresivamente ampliado al momento en que los deseos de tener una mascota, un perro en específico, los lleva a caer en la cuenta de que eventualmente eso exige también el pago de una póliza de seguros.

Hace tiempo que en España la contratación de seguros de mascotas está reglamentada. Existe una norma al respecto que rige para todo el territorio nacional, con excepciones en la Comunidad de Madrid y en Euskadi, donde son más exigentes; pocas personas las conocen y sólo son informadas al momento de adquirir un perro en el comercio establecido o al vacunarlos. Si ocurre a través de vías informales es casi seguro que el feliz propietario nunca se entere.

El seguro responsabilidad civil

La norma general es clara: obliga a contratar seguros de responsabilidad civil a quien posea un can que esté categorizado como raza peligrosa y se considera como tal al American Staffordshire Terrier, Pit Bull Terrier, Bullnastif, Doberman, Dogo Argelino, Dogo de Burdeos, Dogo del Tibet, Fila Brasileiro, Mastín Napolitano, Presa Canario, Presa Mallorquín, Rottweiller, Staffordchire Bull Terrier, Tosa Inu y al Akita Inu. La Comunidad de Madrid y Euskadi, como ya se mencionó, poseen una regla más estricta: todos los perros deben tener un seguro de mascotas al día.

Para adquirir el seguro de responsabilidad civil que protegerá a terceros y al mismo dueño de probables daños físicos o perjuicios materiales causados por el animal, hay que identificar e inscribir a la mascota en el Ayuntamiento respectivo, mostrar la cartilla de vacunación actualizada o el pasaporte europeo para animales de compañía y obtener una licencia administrativa por su tenencia. La ley exige una cobertura mínima de 120 euros aprox.

Si se habla de perros que pudiesen tener más valor por su raza o cualidades particulares, será preciso que el dueño adjunte la factura de compra, certificados de premios o de exposiciones, entre otros papeles, con el fin de asegurar a su mascota por un monto que proteja la inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *