Planes de jubilación: características y fiscalidad para un futuro seguro

A una edad en la que aún sentimos la fuerza de una juventud que en ocasiones nos parece eterna, pocas veces pensamos en cómo nos encontraremos al cabo de unas décadas. Hay sueños que cumplir, viajes que realizar, gustos que darnos y, para muchos, el tiempo es demasiado corto como para gastarlo pensando en jubilaciones y años de retiro. Pero en la vida hay cosas inexorables.  

Llegará el momento en que comencemos a ver de cerca el momento de dejar de trabajar, y si no hemos sido previsores nos daremos cuenta de que nuestra vida puede pasar por complicaciones. Lo bueno de todo, es que existen formas de evitar esta situación. Los Planes de jubilación, como los de Aegon u otras compañías aseguradoras, son una buena manera de anticiparse a los hechos.

              plan_jubilacion_aegon          

Acerca de los Planes de jubilación

Este es el momento en que nos preguntamos, ¿qué es un Plan de jubilación? Lo primero que hay que dejar claro es que con dicho nombre nos estamos refiriendo a un seguro de vida enfocado al ahorro, que puede contratarse con el objetivo de complementar la pensión que entrega el sistema público.  

Como el dinero que entrega el Estado nunca será superior al salario neto que cobramos durante los años de trabajo, lo conveniente es contar con una herramienta que nos permita tener los recursos necesarios para vivir de manera digna una vez nos hayamos retirado. Y un buen Plan de jubilación es una alternativa conveniente.

ppa_aegon

Algunas de las características de estos instrumentos son:

  • Están gestionados por compañías de seguros.
  • La edad en la que comenzamos a recibir el dinero no tiene que coincidir de forma obligada con el momento de nuestra jubilación. Puede acordarse con la aseguradora.
  • El dinero que recibimos por jubilación es distinto al que se entrega por fallecimiento.
  • Podemos acceder al capital antes de lo previsto, aunque pagando una comisión más alta.

En cuanto a su fiscalidad, dependerá de la forma de plan de jubilación que elijamos:

  • Como Renta vitalicia. Se establece una cantidad específica a recibir cada mes, tomando como base la estimación de vida que haga la entidad que lo gestione. La tributación se hará como rendimiento de capital mobiliario, utilizando porcentajes que variarán según la edad del cliente.
  • Como capital. Recuperamos nuestra inversión de una vez una vez terminado el contrato con la aseguradora. Se tributa como capital mobiliario la diferencia entre el dinero que recibimos y el que aportamos al plan.
  • Como capital diferido. Nos permite recobrar nuestro dinero cuando lo queramos. El impuesto, que tiene la forma de capital mobiliario, equivale a la diferencia entre el dinero recibido y las primas aportadas, con un tipo fijo de un 19%.    
  • Renta temporal. Implica que recibamos una renta mensual en algún momento del futuro. La tributación se realiza como renta de capital mobiliario usando una anualidad basada en una tabla porcentual.     

Lo importante al momento de elegir, es que lo hagamos una vez nos hayamos informado de todas las alternativas que existen en el mercado.  

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *