Compañías de seguro y cambio climático: el fin de los tiempos

compañías de seguro y cambio climático, una realidad imposible de evitarCambio climático, efecto invernadero, calentamiento global, todos son términos que desde hace más de un par de años han pasado a nuestra cotidianeidad como sinónimo de Apocalipsis. La incertidumbre que esta irrefutable circunstancia provoca en todos los aspectos de nuestras vidas, impone un escenario complejo en el que las compañías de seguro están obligadas a desplegar al máximo su capacidad de adaptación.

Compañías de seguro y cambio climático

Los cambios en el clima acarrean consigo un desafío para las empresas en general; todos coinciden en que el actual marco ofrece oportunidades de negocio innegables: la actividad productiva dentro del contexto del efecto invernadero favorece la aparición de nuevos tipos de póliza en el mercado. Las emisiones de CO2 son un ejemplo de aquello; existen aseguradoras que han comenzado a ofrecer seguros que buscan compensar las emisiones de dicho gas incorporándolos a las pólizas de coches, considerando el tipo de combustible, el kilometraje y la potencia del automóvil, entre otros criterios.

El problema, dejando a un lado la evidente catástrofe ambiental, es que las oportunidades a corto o mediano plazo están relativamente claras, sin embargo una consideración temporal más extensa sólo trae preguntas: ¿y si las compañías de seguro no pueden solventar la demanda? ¿Y si la situación ambiental llega a niveles tan críticos que los seguros alcancen precios impagables? ¿Y si la obligación de cumplir sus obligaciones termina llevando a la quiebra a más de una en un contexto de caos climático?

En EE.UU. hace años se llegó a la conclusión de que los riesgos en materia climática hay que asumirlos por tres razones de peso:

– Riesgos financieros.
– Demandas legales.
– Interés público en el tema.

Fue la lección que dejó en su tiempo el huracán Katrina con sus 125 millones de dólares en daños y con las compañías de seguro obligadas a desembolsar 45 millones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *