Cobertura de Defensa Jurídica, la desconocida amiga

Los vaivenes burocráticos asociados al pago de las pólizas pueden deparar sorpresas desagradables para los clientes de las compañías de seguro; la incapacidad para determinar quién responde por los daños causados por un siniestro en un coche u hogar, vuelve a la cobertura de Defensa Jurídica una herramienta tranquilizadora frente a esta no tan inusual situación.

El qué de la defensa jurídica

La cobertura de defensa jurídica se asocia principalmente a los seguros para coche y seguros para hogar. Cubre los gastos jurídicos en que se incurran si las partes involucradas en un accidente o evento destructivo no llegasen a un arreglo de palabra, o si alguna de las aseguradoras se niega a responder.

Para que esta cobertura opere deben darse tres situaciones: que la contraparte efectúe una reclamación, que el asegurado realice una reclamación a un tercero y que éstas se tramiten ante un tribunal. La defensa jurídica podrá ser llevada por el abogado que el cliente determine sin que las aseguradoras pueda influir en su decisión.

Está claro que la dimensión de la cobertura variará según la póliza y la compañía con que se contrate, sin embargo la mayoría contempla los gastos para reclamar indemnizaciones en la vivienda o en el coche; conflictos por compraventas, contratos o suministro de servicios; defensa penal y responsabilidad civil.

Si pensamos en el costo promedio de la cobertura de defensa jurídica podemos decir que 3 mil euros es el valor de mercado aproximado, aunque pueden encontrarse de 6 mil e incluso 12 mil euros. En España aseguradoras como Línea Directa Hogar, Direct Seguros, ING Seguros y Sabadell Seguros, entre otras, la contemplan dentro de su oferta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *