Asegurar a tu mascota, una sabia decisión

mussap_PTener una mascota en casa se ha convertido en algo de lo más normal para muchas familias, ya sea un perro, un gato, aves o incluso animales más exóticos. Sea lo que sea, en cualquier caso llevar un animal al hogar conlleva una importante responsabilidad, y su cuidado acaba suponiendo también un gasto económico que tenemos que asumir. Todo ello sin tener en cuenta además los imprevistos que podemos encontrarnos, como accidentes, robo, pérdida accidental, enfermedades, etc.

Por eso surgieron en su día los seguros para mascotas, que cubren todos los gastos que puedas necesitar en este sentido. Sobre todo resulta una inversión muy útil para cubrir el importe de las visitas al veterinario, ya sea para realizar visitas rutinarias para controlar la salud del animal, o intervenciones en caso de enfermedad o accidente.

Asimismo se cubren los supuestos de robo, muerte accidental o pérdida, con indemnizaciones económicas para cada caso. Y si tenemos animales que puedan potencialmente causar algún daño a terceros, ya sea a personas o a otros animales, tenemos también la posibilidad de cubrir ese tipo de riesgos. 

Asegura tu mascota y tendrás mucha más tranquilidad a lo largo del año. Nunca se puede adivinar en qué momento exacto vas a necesitar recurrir a este tipo de servicios, pero lo que es seguro es que alguna vez vas a tener que hacerlo. Por ello con un seguro para mascotas te dotas no solo de seguridad, sino que también obtienes servicios adicionales, como una cobertura telefónica durante las 24 horas del día para asesorarte sobre los centros veterinarios más cercanos, residencias de animales para dejarlos una temporada, trámites con administraciones públicas, hoteles o residencias que acepten mascotas y mucho más.

Nuestros animales domésticos acaban convirtiéndose en un miembro más de nuestra familia, y nos dan cariño, del mismo modo que se lo damos nosotros. Así que, si contratas un seguro médico para ti y tu familia, no es nada descabellado hacerlo también para tu mascota. Un animal no es un juguete, sino un ser vivo al que hay que cuidar y mantener, que puede sufrir accidentes o contraer enfermedades. Y la mejor forma de cubrir esas eventualidades, que muchas veces llegan sin avisar, es hacerlo mediante la contratación de un seguro con el que nos podamos tener bajo control la mayor parte de factores en nuestra mano. Cada vez son más las personas que se deciden por un seguro de este tipo. ¿Y tú?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *